Colegiado Nº 952 del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias   |   Socio Nº 9007 de la Asociación Española de Fisioterapeutas

Articulos

La Propiocepción

En esta ocasión les voy a hablar de ejercicios para entrenar nuestras articulaciones y mejorar nuestro equilibrio.

Las articulaciones, al igual que la musculatura, necesitan un entrenamiento. En este artículo trataré de orientarles a través de ejercicios de equilibrio, como entrenar las articulaciones de tobillo rodilla y cadera, a parte del equilibrio en general.

Primero empezaremos con ejercicios para el tobillo y rodilla. Siempre realizaremos una progresión, que nos servirá también para la rodilla, de más fácil a más difícil, empezando por tomar el equilibrio con los ojos abiertos y brazos en cruz. Lo siguiente será pegar los brazos al cuerpo, para progresar a ojos cerrados y brazos en cruz y acabar con ojos cerrados y brazos pegados al cuerpo.

El primer ejercicio de tobillo será mantener el equilibrio con una sola pierna apoyada en el suelo (a la pata coja).

El segundo ejercicio será igual que el primero pero a la vez nos pondremos de puntillas.

El tercer ejercicio lo haremos con una pelota de tenis debajo del pie también a la pata coja.

Recuerden que hay que seguir la progresión antes explicada.

Cuando ya se controlen bien estos tres ejercicios subiremos de nivel.

El cuarto, quinto y sexto ejercicio consistirá en saltar desde un escalón al suelo intentando mantener el equilibrio y realizar los dos primeros ejercicios antes explicados, cada uno con su progresión.

Para los siguientes ejercicios necesitaremos un fitball (estos balones grandes que se utilizan en pilates) y con estos entrenaremos el equilibrio en general.

El primer ejercicio consiste en mantenerse sentado encima del balón, una vez cojamos el equilibrio (lo cual es muy fácil) despegaremos los pies del suelo e intentaremos no caernos (en este ejercicio nos ayudaremos de los brazos para controlar la posición, cuando ya esté el ejercicio controlado pegaremos los brazos al cuerpo).

En el segundo ejercicio nos acostaremos en el balón intentando mantener la posición de un paracaidista en caída libre, que es con los brazos y piernas estiradas y ligeramente abiertas.

El tercer equilibrio consiste en mantenernos de rodillas encima del balón. Subiremos este ejercicio en dificultad a medida que nos coloquemos con las rodillas más cerradas y el cuerpo más erguido.

Con la práctica de estos ejercicios mejoraremos el rendimiento de nuestro deporte.

fbook      youtube
twitter linked